10 filmes fundamentales de David Cronenb

10 filmes fundamentales de David Cronenberg

Por | 4 de julio de 2016

La carrera de Cronenberg (Toronto, 1943) puede dividirse en dos. La primera está integrada por películas de bajo presupuesto donde de muestran escenas grotescas alrededor de la carne, la sangre y la violencia. Entre ellas se pueden mencionar Rabia, La mosca o Cuerpos invadidos. La segunda (inaugurada por Spider), cuenta con cintas sutiles que reflexionan sobre la conducta del ser humano. Seleccionamos las mejores películas del director canadiense de ambas etapas.

 

Rabia (Rabid, 1977)

01 rabia

Una plaga se esparce rápidamente por las calles de Montreal. El agente contaminante: Rose (Marilyn Chambers), una joven sometida a una intervención quirúrgica que resulta desastrosa. Tras dicha operación, ella despierta con hambre de sangre y con una protuberancia en la axila que le permite atacar a sus víctimas para saciar su apetito. La cinta retoma la propuesta cinematográfica de Cronenberg conocida como “violencia corporal”: la manipulación del cuerpo humano y su transformación en algo de apariencia repugnante.

 

Telépatas, mentes destructoras (Scanners, 1981)

02 scanners

En una sociedad controlada, un grupo de personas con capacidades mentales extraordinarias usa sus poderes para violentar a los demás. No obstante, uno de ellos idea una estrategia para utilizar esta fuerza en contra del mismo lugar de donde proviene. Deambulando entre la ciencia ficción y el terror, Cronenberg proyecta una historia aterradora que lo situó como un verdadero maestro de ambos géneros.

 

Zona muerta (The Dead Zone, 1983)

03 death zone

Basada en la novela homónima de Stephen King, esta cinta cuenta el largo proceso de la metamorfosis de Smith (Christopher Walken), que tras haber ingresado en coma por un accidente en motocicleta, descubre que despierta con características físicas totalmente nuevas y poderes mentales extraordinarios. Sin embargo, las consecuencias no son necesariamente positivas. Cronenberg muestra un gusto especial por el impacto de motocicletas y automóviles, pero también por la idea de manipular la naturaleza humana.

 

Cuerpos invadidos (Videodrome, 1983)

04 videodrome

Una reflexión sobre las imágenes en movimiento y la extraña relación que esteblecen con los espectadores. Max (James Woods) descubre una secta que tortura y asesina personas, y además las graba en videos VHS. Cuando el protagonista intenta atrapar a los verdugos, descubre que ha entrado en un juego del que no hay salida. El mejor Cronenberg de la primera etapa de su carrera. Una cinta que reflexiona en torno al cine, la muerte y la capacidad que tienen las imágenes en movimiento para registrar un espectro y mantener su imagen viva para siempre.

 

La mosca (The Fly, 1986)

05 the fly

Un científico interpretado por Jeff Goldblum crea una máquina capaz de teletransportar cualquier tipo de organismo. Pero luego de una escena de celos con su novia –una periodista intepretada por Gina Davis– decide probar el artefacto consigo mismo. El resultado: su ADN se fusiona por accidente con el de una mosca. El filme describe magistralmente la transformación del personaje principal en un cuerpo putrefacto. Un filme abierto a múltiples interpretaciones.

 

Crash, extraños placeres (Crash, 1996)

06 crash

Tras un accidente automovilístico, dos desconocidos, James Balard (James Spader) y Helen Remington (Holly Hunter), sienten una atracción mutua inexplicable. Posteriormente, diversos estudios lo confirman: la intensidad del choque entre dos autos puede producir una excitación sexual intensa e irresistible. Un grupo de fetichistas experimenta con las sensaciones producidas por este juego lleno de adrenalina y peligro. A través de escenas polémicas y contundentes, Cronenberg muestra una reflexión de la sexualidad y el erotismo, donde los límites del placer humano son transgredidos con apoyo de la tecnología. Esta cinta, basada en la novela homónima de J.G. Ballard, obtuvo el Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 1996.

 

eXistenZ (1999)

existenz

eXistenZ es el nombre de un juego que revoluciona el mundo virtual. Su creadora, Allegra Geller (Jennifer Jason Leigh), crea una experiencia que otorga sentido a la vida de los participantes, en su mayoría, seres fracasados. Sin embargo, la línea que divide la realidad de la ficción, se torna confusa y un error puede llevar al encierro dentro de un mundo fantástico pero aterrador. Cronenberg presenta una visión donde la relación entre cuerpo y tecnología va de lo impresionante a lo grotesco. Los artefactos y los escenarios se convierten en un objeto de interpretación capaz de representar todo aquello que depara al ser humano en el futuro.

 

Spider (2002)

spider

Con Spider Cronenberg dio un giro de 180 grados. Si la carne y la sangre eran la materia prima de sus películas, esta cinta utiliza la psicología, la memoria y las alucinaciones para construir un relato preciso que se desarrolla sin tropiezos. Dennis Cleg (Ralph Fiennes) es un hombre atromentado y silencioso cuyo único pasatiempo es hacer telerañas. Su oscuro pasado está ligado a esta fascinante pero misteriosa actividad. Uno de los puntos más altos en la carrera de Cronenberg, que despliega un talento formidable para observar las perturbadoras aristas de la violencia.

 

Una historia violenta (A History of Violence, 2005)

history violence

La primera de dos películas que realizaron David Cronenberg y Viggo Mortensen cuenta la historia de un asesino que para reformarse inicia una vida nueva. Pero su pasado regresa cuando, en defensa propia, el protagonista asesina a un par de maleantes y se convierte en la sensación de un apacible pueblo de Estados Unidos. Entre los grandes méritos de esta cinta se pueden mencionar un formidable trabajo actoral de Mortensen, así como una fotografía impecable.

 

Promesas peligrosas (Eastern Promises, 2007)

eastern

La última pieza maestra de Cronenberg gira alrededor de la mafia, la trata de personas y la capacidad de un policía para infiltrarse tratando de acabar con uno de los males de las sociedades contemporáneas. El personaje principal, encarnado por Viggo Mortensen, deambula entre dos extremos opuestos, a veces poniendo en duda su capacidad de distinguir la maldad de la benevolencia. Un agudo retrato de la violencia actual proyectado desde una perspectiva inteligente.