10 ficciones mexicanas de la última dé

10 ficciones mexicanas de la última década

Por | 13 de enero de 2016

En épocas recientes, los realizadores mexicanos han logrado filmes que cristalizan miradas interesantes y cada vez más diversas. Hicimos un recuento de las ficciones más trascendentes de los últimos 10 años. Lo mejor del cine de nuestro país.

 

Luz silenciosa (Stellet Licht, Carlos Reygadas, 2007)

luz silenciosa

En una comunidad menonita de Chihuahua, un hombre se enamora de una mujer que no es su esposa, y sufre las consecuencias de ese triángulo amoroso. La fotografía (de Alexis Zabé) es, sencillamente, deslumbrante. Hablada en bajo alemán, Luz silenciosa es probablemente la película más importante de este director mexicano que ganó en 2012 el premio como mejor director en Cannes por Post tenebras lux (2012).

 

Alamar (Pedro González Rubio, 2009)

alamar

La historia es sencilla: Natan (Natan Machado Palombini) pasa un periodo de tiempo con su padre (Jorge Machado) antes de irse a vivir con su madre, que reside en Italia. ¿Documental o ficción? En Pedro González Rubio no importa. El director echa mano de ambos géneros para construir un relato solvente, excelentemente fotografiado por él mismo, que gira alrededor de las complejidades de las relaciones personales. Un poema sobre las despedidas y la separación.

 

Perpetuum mobile (Nicolás Pereda, 2010)

perpetuum

Esta película sintetiza las obsesiones de Nicolás Pereda: puestas en abismo, tensión entre lo documental y la ficción, humor inteligente… Gabino (Gabino Rodríguez) vive con su madre (Teresa Sánchez) y se dedica a hacer mudanzas en la ciudad de México. El filme ofrece una mirada sobre las distintas cotidianidades con las que entra en contacto el protagonista como una inmersión en la intimidad de su vida familiar.

 

Club sándwich (Fernando Eimbcke, 2013)

club

Fernando Eimbcke tiene un talento que lo ha dotado de un estilo cinematográfico propio, reflexionando alrededor del mismo tema: la adolescencia. Paloma (María Renée Prudencio) y su hijo adolescente, Héctor (Lucio Giménez Cacho), acostumbran ir de vacaciones juntos, pero a partir de la aparición de un tercer personaje (Danae Reynaud), ella tendrá que enfrentar el hecho de que él está creciendo. Una película que retrata la relación entre madre e hijo de una forma íntima y llena de detalles. Un relato fascinante y delicado.

 

Heli (Amat Escalante, 2013)

heli

Por una serie de desafortunadas circunstancias, la familia de Heli (Armando Espitia) se enfrenta cara a cara con el lado más sórdido del narcotráfico. Amat Escalante pone sobre la mesa, de una manera cruda e impactante, los daños colaterales de aquello que está sucediendo en el país. Los pasajes violentos e inquietantes se desarrollan a través de escenas, paradójicamente, poéticas y sutiles. Con esta cinta, Escalante ganó el premio como mejor director en Cannes.

 

Halley (Sebastián Hofmann, 2013)

halley

Halley retrata la vida de un muerto viviente que cada vez puede ocultar menos su estado de descomposición. Aventurándose en territorios poco explorados en las producciones nacionales –o, en todo caso, explorados de maneras poco afortunadas–, Hofmann construye un filme que condensa reflexiones inquietantes sobre la muerte, la corporeidad y la soledad. La fotografía, a cargo de Matías Penachino, proyecta brillantemente los inquietantes sentimientos que acompañan al protagonista durante la cinta.

 

Somos Mari Pepa (Samuel Kishi, Sofía Gómez-Córdova y Kenji Kishi, 2013)

mari pepa

Esta opera prima colectiva, aunque dirigida por Samuel Kishi, relata la historia de un grupo de amigos adolescentes (un tema recurrente en el cine mexicano) que tienen una banda de rock. A partir de esta premisa muy simple, el relato exhibe sus respectivas y diversas historias familiares, además de hacer un retrato de la zona metropolitana de Guadalajara; todo esto explorando diversas estéticas fílmicas. Una película que aborda la transición de la adolescencia a la vida adulta con tintes humorísticos muy frescos.

 

Los insólitos peces gato (Claudia Saint-Luce, 2013)

insolitos

Claudia (Ximena Ayala) es una chica solitaria que, por una serie de casualidades, termina formando parte de una familia ajena a la suya. Esta película aborda temas como la enfermedad y la muerte desde un punto de vista alejado del melodrama en el que suelen caer las cintas que abordan estas historias, pero sobre todo se ocupa de la solidaridad en un microuniverso casi totalmente femenino.

 

Carmín Tropical  (Rigoberto Perezcano, 2014)

carmin

El director mexicano ha ido ganando terreno mediático en una escena protagonizada por Carlos Reygadas y Amat Escalante. Mabel (José Pescina) regresa a su tierra natal para investigar el asesinato de una amiga suya. Echando mano de recursos cinematográficos del cine negro y la tradición indígena, el director entrega un filme arriesgado, poco convencional. Una muestra del mejor cine mexicano.

 

Güeros (Alonso Ruizpalacios, 2014)

gueros

La ciudad de México ha sido protagonista de muchos filmes realizados en nuestro país y en Güeros adquiere una importancia poco vista en los últimos años. Tomás (Sebastián Aguirre) llega a la capital para pasar una temporada con su hermano, Sombra (Tenoch Huerta), estudiante de la UNAM en tiempos de huelga. Orillados por el tedio, deciden dejar su departamento para atravesar la ciudad en búsqueda de su ídolo musical, el ficticio Epigmenio Cruz. El resultado es una road-movie en blanco y negro, tan simple como encantadora, que lo mismo critica los males de los estudiantes mexicanos que las fórmulas que los cineastas nacionales han repetido para adquirir fama internacional.