El mito de La guerra de las galaxias

El mito de La guerra de las galaxias

Por | 23 de diciembre de 2015

Sección: Opinión

Mi primer contacto con La guerra de las galaxias (1977-2015) fue a través de la serie animada Muppet Babies (Jim Henson, 1984-91). En uno de sus episodios se parodiaba a la película con la Rana René, Gonzo y compañía colándose en el universo de la cinta. Una disculpa, este video en italiano fue lo mejor que pude encontrar en YouTube:

Se trata de un homenaje más a la saga, de esos que abundan en otros productos audiovisuales.¹ Sin embargo, la referencia había alimentado mi curiosidad y quería saber a qué universo evocaba aquella caricatura. Finalmente, mi encuentro llegó cuando programaron la saga en la “Trilogía del Cinco”, esa especie de curaduría fílmica transmitida en la televisión por el Canal 5. La leyenda dice que hubo filas interminables de gente que esperaba ansiosa a ver el estreno de la película original y que había fanáticos que la habían visto más de cuarenta veces.²  A comparación de eso, mi historia con La guerra de las galaxias no es ni presumible, ni memorable, ni mucho menos épica.

Si me tomo el atrevimiento de hablar sobre mi relación con Star Wars es porque creo que, así como en mí, el culto Jedi ha sido inculcado en otras muchas personas a través de películas, series de televisión, comerciales, etc. Sin un mentor de por medio, los gags, los homenajes, las parodias, los análisis, etc, han propagado el mito de la Fuerza a lo largo de los años. Sin embargo, más allá de la mera referencia, podríamos decir que, así como cada persona tiene su historia con La guerra de las galaxias, cada obra puede tener la suya propia. No me refiero a productos cuyo leitmotiv es la saga en sí misma como la cinta Fanboys (2009). Hablo de productos independientes que, abordando el fenómeno, le dan un sentido específico y le otorgan una relevancia dentro de su universo. Para exponer mejor mi punto, quisiera retomar algunos ejemplos. No son los más celebrados, pero me parece que capturan ciertos elementos que hacen del culto a La guerra de las galaxias lo que es fuera de las pantallas.

 

How I Met Your Mother (Carter Bays y Craig Thomas, 2005–2014)

Este sitcom cuenta la historia de Ted Mosby (Josh Radnor) y su búsqueda desesperada de la mujer que se convertirá en su esposa y madre de sus hijos. Antes de encontrarla se hace novio de muchas otras a lo largo de varias temporadas, entre ellas, Stella (Sarah Chalke). Una de las peculiaridades de esta mujer es que, antes de conocer a Ted, nunca había visto ninguno de los episodios de La guerra de las galaxias. Ted se muestra conmocionado por este hecho y su amigo Marshall (Jason Segel) comparte su indignación. No es la única referencia dentro de la serie, pero me parece que esta situación captura el significado de ser un fanático de Star Wars. El hecho de que se ponga en duda la estabilidad de una relación sentimental por esta causa es ridículo, sí, pero habla de un gusto en específico que busca ser compartido por el personaje. Él espera que a ella le guste la película porque para él tiene mucha importancia. Estoy seguro que la anécdota trasciende fuera de la pantalla. ¿Cuántas personas en busca de compartir su emoción no han iniciado en La guerra de las galaxias a sus novios o novias? Además, la película tiene un grado de significación aún mayor para la relación de Ted y Marshall. Su fanatismo traspasa la simple camaradería y adquiere un sentido que respalda su amistad: en un capítulo a Marshall le da confianza que a una de las chicas con las que sale Ted le gusten los ewoks; en otro, su manera de consolar a Ted es a través de un gruñido a la Chewbacca.³

 

Clerks (Kevin Smith, 1994)

El director Kevin Smith es un fanático declarado de La guerra de las galaxias y lo puso de manifiesto desde su opera prima. Una de las escenas más memorables de la película es cuando Dante (Brian O’Halloran) y Randal (Jeff Anderson) mantienen una conversación sobre la construcción de la segunda Estrella de la Muerte en El regreso del Jedi (1983). Con un tono tarantinesco que recuerda al diálogo de “Like a Virgin” en Perros de reserva (Reservoir Dogs, 1992), Randal argumenta que los electricistas, plomeros y demás constructores fallecidos durante la fase de construcción, fueron víctimas inocentes de la guerra. Sin embargo, un tercer personaje entra en escena para refutar su punto. Aunque esta conversación sobredimensionada de un punto “trivial” de La guerra de las galaxias puede parecer una simple exposición del humor ácido de la película, en realidad no se encuentra alejada de la discusión que existe actualmente los medios. No hay publicación de cine que no aborde el estreno de la última entrega de la franquicia o aproveche para abordar el tema desde diferentes ángulos, incluidos detalles ínfimos, claves y secretos de la trama. No importa si es a través de un texto escrito, un video o una conversación cotidiana, cuando Star Wars es objeto de análisis se debe reconocer la relevancia del fenómeno. Kevin Smith logró capturar con esta escena la esencia de este debate, pues la seriedad con que Dante y Randal abordan el tema es la misma con la que escribo este texto, por ejemplo.

 

El imperio del fuego (Reign of Fire, Rob Bowman, 2002)

«I am your father» es probablemente la línea más recordada de toda la saga, y también una de la referencias más replicadas en otras obras audiovisuales. Del homenaje a la parodia, y de la reapropiación a la copia, hemos escuchado esas cuatro palabras en cientos de diversos contextos. Uno de ellos es el de El imperio del fuego, una película de ciencia ficción dirigida por Rob Bowman que presentaba un supuesto futuro en el que los dragones resurgían de la muerte para dominar al mundo. Mientras tanto, en un castillo de Londres existe un grupo de supervivientes que se esconden de la amenaza hasta que aparece un cazador de dragones con un plan para salvar a la humanidad. La película tiene pocos a casi nada de méritos cinematográficos, pero lo que sí logra es un claro homenaje a La guerra de las galaxias que sirve para explicar el último punto de este ensayo: la propagación del mito. En una escena se lleva a cabo una representación teatral que recrea el momento en el que Luke se entera de que Darth Vader es su padre. La obra es observada por un grupo de niños que miran con expectación a los dos actores principales, soltando un grito de sorpresa cuando se enteran de la verdad. Esta escena claramente evoca la conmoción que los espectadores de la saga debieron experimentar cuando vieron por primera vez la escena original. Retomando el estado apocalíptico de la película, resulta interesante que, habiendo otras opciones para representar, se haya optado por el mito del Jedi.  En esta ficción, la película en sí no existe, ha trascendido la pantalla y se ha convertido en un relato épico que es transmitido a las nuevas generaciones. Incluso el personaje de Christian Bale se adjudica el crédito de haber inventado la historia: no hay rastros de George Lucas.

Me parece que este homenaje, sin querer, representa el estado actual del fenómeno de La guerra de las galaxias. El mito se ha propagado a través de este tipo de referencias por casi cuarenta años, haciéndose cada vez más grande. Las nuevas generaciones conocen el universo de Star Wars sin haber visto siquiera la saga: el mito no nació de las películas, nació de la gente; de esas personas que llenas de ilusión corrieron hace unos días al estreno de El despertar de la Fuerza (Star Wars: The Force Awakens, Disney, 2015); de los fanáticos devotos que compran el nuevo juguete aun sabiendo que son parte del lado oscuro de la mercadotecnia; de esos padres que inculcan a sus hijos la religión de la Fuerza;⁴  y de los creadores de nuevos discursos que propagan el mito ya sea a través de pequeños guiños o de encendidos pedazos de diálogo creando un sentimiento de comunión con la saga.


¹  Star Wars Fanpedia tiene esta lista en su Wiki, por ejemplo, “List of References to Star Wars in Movies”.

²  Ver por ejemplo el episodio “When Star Wars Rules the World”, de When ___ Ruled the World, (VH1, 2003), disponible aquí.

³ Aquí se puede ver a Marshall hablando de los ewoks y aquí haciendo el rugido de Chewbacca.

⁴  Ver por ejemplo el anuncio “Destination: Star Wars” (2015) de la juguetería Toys Я Us.


Israel Ruiz Arreola es investigador de la Cineteca Nacional.