5 momentos clave de Vsévolod Pudovkin

5 momentos clave de Vsévolod Pudovkin

Por | 15 Febrero 2016

La madre (Mat, 1926)

01 pudovkin

Este filme está basado en una novela de Maxim Gorki. Se trata de una mujer que no comprende las razones de su hijo para formar parte de una unión activista en Rusia. De esta manera, el cineasta argumenta, a través de los ojos de este personaje, la necesidad de una revolución. Con planos yuxtapuestos, las ideas de Pudovkin sobre el montaje –que parten de su experiencia como aprendiz de Lev Kuleshov– constituyen la fuerza de este relato: las expresiones de los actores adquieren un sentido muy particular al ser orquestadas con tomas que explican las circunstancias extremas en las que se encuentran. A través de la contraposición de situaciones íntimas y el gran conflicto de la guerra, el filme se vuelve emocional y contundente.

 

El fin de San Petersburgo (Konets Sankt-Peterburga, 1927)

02 pudovkin

A propósito del décimo aniversario de la Revolución Bolchevique, El fin de San Petersburgo registra lo ocurrido en aquel lugar a través de la mirada de un campesino que llega a la ciudad y sus esfuerzos por superar las adversidades. Con esta obra propagandística, el cineasta nuevamente aborda la problemática a partir de una historia íntima y personal, lo cual implica una diferencia importante con los filmes de Eisenstein durante esta época. Dos maneras de abordar la misma coyuntura.

 

Tempestad sobre Asia (Potomok Chingisjana, 1928)

03 pudovkin

La historia se desarrolla en Mongolia y el Tíbet durante la ocupación inglesa: un cazador local es confundido con un descendiente de Genghis Khan, lo cual desemboca en un lío político. Pudovkin recurre en esta cinta nuevamente a la propaganda, pero sus alcances estéticos son notables, por decir lo menos.

 

El desertor (Dezertir, 1933)

04 el desertor

Un líder comunista manda a un joven trabajador como delegado internacional a la Unión Soviética después de que éste ha expresado sus dudas sobre los métodos de la lucha de clases. El desertor fue el primer filme con sonido de Pudovkin, con el cual comenzó a explorar nuevos horizontes en sus reflexiones sobre la naturaleza de la edición y sus efectos en el espectador. La sincronía de la imagen con el sonido le permitió experimentar con formas más elaboradas de narrar.

 

Su teoría

A partir de sus aprendizajes con Lev Kuleshov, Pudovkin se dedicó a pensar en la edición como una forma de construir relatos completos. Los fragmentos de sus filmes dialogan entre sí y se enlazan para desembocar en un discurso con sentido y continuidad. En el libro La técnica del cine y el actor en el film, especifica cinco tipos de montaje: contraste, paralelismo, simbolismo, simultaneidad, y leit-motif (o reiteración).