5 momentos fundamentales de Lynch

5 momentos fundamentales de Lynch

Por | 4 Enero 2016

Cabeza borradora (Eraserhead, 1977)

eraserhead

Henry Spencer (Jack Nance) descubre que su ex novia está embarazada. El bebé nace con una deformación, y ella termina abandonándolos. El protagonista tiene visiones extrañas y sueños de su cabeza siendo usada para hacer borradores de lápices. En esta  magnífica cinta se vislumbran los primeros tintes lyncheanos: extrañamientos, pasajes oníricos, pesadillas, realidades desencajadas, etc. Una película inquietante.

 

El hombre elefante (The Elephant Man, 1980)

hombre elefante

Este filme podría ser la propuesta visualmente más transgresora de David Lynch. Basada en hechos reales, la película cuenta la historia de John Merrick (John Hurt), un hombre con severas deformidades que trabaja en un circo. Un cirujano (Anthony Hopkins) intenta ayudarlo a despojarse de las terribles consecuencias que trae su aspecto físico en una sociedad dedicada a señalarlo como fenómeno. Con una puesta en escena perturbadora, Lynch cuestiona condiciones morales que van mucho más allá del caso particular de Merrick.

 

Terciopelo azul (Blue Velvet, 1986)

blue velvet

Terciopelo azul comienza con un evento perturbador: Jeffrey (Kyle MacLachlan) se encuentra una oreja en su camino a casa después de visitar a su padre enfermo. Entonces, la policía inicia una investigación en el pequeño pueblo de Lumberton. Con un móvil similar a Twin Peaks, el esclarecimiento del crimen es un proceso donde tienen cabida extrañamientos y saltos espaciotemporales. En esta cinta, Lynch no quiere ofrecer ninguna solución. Por el contrario, invita al espectador a que experimente las mismas pesadillas audiovisuales que ocurren en su cabeza.

 

Picos gemelos (Twin Peaks, 1990-92)

twin peaks

Dale Cooper (Kyle MacLahlan), agente del FBI, llega a un pueblo ficticio para investigar el misterioso asesinato de la joven Laura Palmer (Sheryl Lee). Twin Peaks está conformada por una serie de televisión con dos temporadas (1990-91), un largometraje –precuela– (Twin Peaks: Fire Walk With Me, 1992) y una tercera temporada anunciada para 2017. La serie de la década de los noventa fue un parteaguas para la televisión por haber conformado una estructura narrativa sorpresiva al tiempo que proyectaba imágenes icónicas, desatando un fenómeno mediático poco antes visto.

 

La trilogía de Hollywood: Por el lado oscuro del camino (Lost Highway, 1997), Mulholland Drive: Sueños, misterios y secretos (Mulholland Drive, 2001), El imperio (Inland Empire, 2006)

trilogia

En estas tres películas que retratan el mundo del espectáculo hollywoodense, a través de una perspectiva enrarecida y violenta, Lynch pone en evidencia el lado más perverso y abominable de la industria cinematográfica. Los personajes que aparecen en ellos coquetean con la locura, la desesperación y la criminalidad. Para el espectador es imposible distinguir los sueños de la realidad, ni establecer líneas narrativas coherentes. Lynch logra por medio de estos relatos oscuros e incómodos señalar la falsedad y repugnancia del star system al tiempo que reflexiona sobre temas trascendentales como las relaciones amorosas, la sexualidad y las personalidades múltiples.