5 filmes fundamentales de Michael Haneke

5 filmes fundamentales de Michael Haneke

Por | 28 Marzo 2016

El séptimo continente (Der siebente Kontinent, 1989)

séptimo

Una declaración de principios. La opera prima de Michael Haneke es un retrato violento de la sociedad occidental contemporánea. Una familia integrada por un hombre, una mujer y una niña de alrededor de 10 años decide suicidarse. Pero antes de hacerlo borra los documentos que confirman su existencia, incluido el dinero que tenía guardado en el banco. (El cineasta austriaco nacido en Múnich en 1942 comentó en una entrevista que cuando El séptimo continente fue proyectada en las salas de cine, la gente gritaba horrorizada en la escena donde la familia tira los billetes al retrete.) Haneke retrata los acontecimientos a través de una sobriedad pasmosa, que se acompasa al ritmo de los fríos sentimientos de los protagonistas.

71 fragmentos de una cronología del azar (71 Fragmente einer Chronologie des Zufalls, 1994)

haneke2

Como su nombre lo sugiere, el segundo largometraje del director austriaco muestra los fragmentos de distintas historias que, finalmente, confluyen en un desenlace violento e irracional. En él pueden verse, entre otros, a un joven rumano, un vagabundo e inmigrante ilegal, un guardia de seguridad, una pareja, un hombre que intenta encontrar un vínculo con su hija y su nieta, y un estudiante que obtiene un arma. Basado en una historia real, el filme está estructurado por fragmentos separados por pantallas negras. De esta manera, tanto los perfiles de los personajes como sus respectivas relaciones, se construyen a partir de una mirada severa e incisiva sobre la sociedad y la soledad. La sobriedad con la que oscila la cámara y los abruptos cortes dotan a este filme de un desapego inquietante y terrorífico.

Funny Games (1997)

funny games

Quizá se trate del filme más conocido de Haneke. Un matrimonio (interpretado magníficamente por Ulrich Mühe y Susanne Lothar) y su hijo de 10 años deciden ir a su casa de verano para vacacionar pacíficamente. Pero dos jóvenes (Arnos Frisch y Frank Giering) se acercan a ellos para iniciar un juego brutal del que no habrá salida. En medio, hay un retrato afilado sobre los medios de comunicación y la violencia (una pantalla que transmite un programa se ve ensangrentada luego de un disparo), música provocativa y una serie de recursos narrativos para distanciar al espectador del cruento espectáculo al que se enfrentan sus ojos. El cineasta realizó un remake en inglés con Naomi Watts, Tim Roth (el matrimonio), Michael Pitt y Brady Corbet (los agresores) en 2007 que replica cada una de las escenas del filme original (hablado en alemán).

La pianista (La pianiste, 2001)

la pianista

Erika Kohut (Isabelle Huppert) es una reconocida profesora de piano en Viena que sólo concibe el amor desde una perspectiva masoquista. La mirada de Haneke se concentra en retratar la complejidad psicológica de la protagonista sin emitir ningún juicio moral. En ese sentido, la cámara se convierte en un artefacto frío que muestra las escenas tratando de desapegarse de cualquier sentimiento. Basada en la novela homónima de la premio Nobel Elfriede Jelinek, esta historia explora tabúes y rincones oscuros de las pulsiones humanas.

El listón blanco (Das weiße Band – Eine deutsche Kindergeschichte, 2009)

listón

En una pequeña aldea suceden eventos violentos y misteriosos: mujeres, niños y animales se convierten en víctimas de un ser no identificable. Contados a través de un narrador, los acontecimientos se tornan enrarecidos y poco comunes. Una sospecha: estamos ante el nacimiento del nazismo. Haneke retrata la perversión de la sociedad no sólo a partir de la violencia persistente, sino también a través de la desesperación de los habitantes de un pueblo torturado.