10 filmes fundamentales de Roman Polańs

10 filmes fundamentales de Roman Polański

Por | 23 Mayo 2016

Desde su nacimiento, Polański se encontró en medio de conflictos sociales que marcaron su carrera cinematográfica, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial. Nació en París el 18 de agosto de 1933 en el seno de una familia polaca que volvió tres años después a su país de origen, donde incursionó en el cine de la mano de Andrzej Wajda, actuando en el filme Generación (Pokolenie). Desde entonces, viajó por América y Europa para dirigir y producir películas que exploran distintos géneros, como el terror y el suspenso, al tiempo que deconstruyen la psicología de sus personajes. Su capacidad para construir narrativas y expresar emociones en pantalla le llevaron a ganar el Globo de Oro por Barrio Chino en 1973 y el Oscar en 2003 por El pianista.

 

El cuchillo en el agua (Nóż w wodzie, 1962)

01 cuchillo

Un viaje en yate se convierte en una lucha de poder cuando Andzrej (Leon Niemczyk) y su esposa Krystina (Jolanta Umecka) invitan a un estudiante desconocido (Zygmunt Malanowicz) a unirse a sus planes de fin de semana. El conflicto se intensifica mientras los personajes conviven mar adentro y reconocen su naturaleza violenta. La primera cinta de Polański es la única que filmó en Polonia. En sus 90 minutos de duración, el largometraje hace convivir magníficamente la inmensidad de los paisajes con la intimidad del conflicto, con acercamientos de cámara que engrandecen la relación entre seres humanos y reducen la significación del espacio donde se desenvuelven.

 

Repulsión (Repulsion, 1965)

pMBG3MEtIpN5Rn3S

Carol Ledoux (Catherine Deneuve) se siente agredida cada vez que un hombre se le acerca. Trabaja como manicurista para evitar el contacto con el sexo masculino. Su trastorno se agudiza cuando debe habitar en solitario el departamento que comparte con su hermana Helen (Yvonne Furneaux), que sale de viaje por un fin de semana con su amante Michael (Ian Hendry). Este filme de horror psicológico es el primer trabajo de Polański en Inglaterra. Fue producido por Gene Gutowski –mano derecha del director–, que falleció el pasado 11 de mayo en Varsovia. La cinta destaca por sus recursos sonoros, que intensifican el suspenso, y por su capacidad para construir la repulsión sexual de Carol a través del montaje cinematográfico y la escasez de diálogos.

 

Punto muerto (Cul-de-Sac, 1966)

cul-de-sac_dos

Como en otras producciones de Polański, en esta película las relaciones de pareja devienen en conflicto cuando los delincuentes prófugos Richard Dicky (Lionel Stander) y Albie (Jack MacGowran) se refugian en un castillo donde habita un matrimonio (Donald Pleasence y Françoise Dorléac). Cuando Albie fallece, Dicky se involucra en sus problemas maritales mientras esperan su regreso a la civilización. La película ganadora del Oso de Oro muestra un paisaje abierto, pero con una atmósfera asfixiante. Las oposiciones son el distintivo de este callejón sin salida donde se enfrentan debilidad y gallardía, vida y muerte, inhibición y extravagancia.

 

La danza de los vampiros (The Fearless Vampire Killers, 1967)

the-fearless-vampire-killers_592x299

El tránsito de un género cinematográfico a otro sin perder la calidad estética es unos de los distintivos de Polański. Y en esta cinta se ve reflejado extraordinariamente. El profesor Abronsius (Jack MacGowan) y su asistente Alfred (Roman Polański) se dirigen a Transilvania, donde investigarán extraños casos de vampirismo, especialmente el caso de Sara (Sharon Tate), la hija del casero que les da asilo. La primera película de Polański filmada a color destaca por la construcción de escenarios fantásticos donde habitan criaturas extraordinarias, pero que no se encuentran totalmente desprendidas de su condición humana.

 

El bebé de Rosemary (Rosemary’s Baby, 1969)

Rosemary's Baby (1968) Blu-ray Screenshot

Una vez que Polański introdujo en sus películas la mitología y lo sobrenatural, quiso llegar más lejos. Esta adaptación de la novela homónima de Ira Levin narra el extraño caso de Rosemary (Mia Farrow), una joven que se muda con su esposo a un edificio donde una secta diabólica engendrará al hijo de Lucifer en su vientre. Polański consigue con esta película una atmósfera oscura e inquietante. Una de las mejores cintas de terror de la historia.

 

Barrio Chino (Chinatown, 1974)

mdy45zlygl

Jake Gittes (Jack Nicholson) es un detective que mientras intenta descubrir una supuesta infidelidad, desenmaraña una red de corrupción, negocios turbios y secretos familiares que se encuentran detrás del asesinato de Hollis Mulrway (Darrel Zwerling), el ingeniero responsable de las aguas de la ciudad. Ambientada en los años 30 del siglo pasado, Barrio Chino está basada en hechos reales. Asimismo, dotó al género noir de imágenes emblemáticas, como el navajazo que un matón (Roman Polański) le propina a Gittes en la nariz. Las interpretaciones, el montaje y el argumento le otorgaron 11 nominaciones al Óscar a este clásico de crimen y suspenso.

 

El inquilino (Le locataire, 1976)

le-locataire-roman-polanski

El protagonista de esta película –interpretado por Polański– deambula entre la paranoia y la locura. Trelkovsky es el nuevo habitante de un edificio parisino donde, según testimonios de los vecinos, una mujer se suicidó saltando de la ventana del apartamento que sería su nuevo hogar. Pero los rumores entre propietarios e inquilinos le llevan a la sospecha de que él podría tener el mismo destino. Esta cinta explora, con una combinación de sátira y suspenso, las formas en que un grupo social puede enfermar al individuo hasta llevarlo a la neurosis. Junto a Repulsión y El bebé de Rosemary podríamos hablar de una auténtica trilogía de terror y suspenso.

 

Luna amarga (Bitter Moon, 1992)

bittermoon

Luego de haber explorado el género de terror, Polański optó por incursionar en el erotismo y el romance. Pero nunca desde un lado sentimentaloide. Un crucero con rumbo a la India se convierte en el escenario de un triángulo amoroso perverso. Dos matrimonios interactúan y profundizan en sus relaciones de pareja. Las descripciones que el escritor frustrado Oscar (Peter Coyote) realiza de su vida a lado de Mimi (Emmanuelle Seigner) llevan a Nigel (Hugh Grant) a enamorarse de esa mujer; mientras su esposa (Kristin Scott) se involucra con otro pasajero… Una cinta inquietante sobre la relación entre el amor y la sexualidad. La tensa calma de Luna amarga demuestra la maestría del director para producir escenarios lúgubres y, paradójicamente, amorosos.

 

La última puerta (The Ninth Gate, 1999)

30

Basada en la novela de Arturo Pérez-Reverte, El club Dumas (1993), La última puerta cuenta la historia de Dean Corso (Johnny Depp), un buscador de incunables, que tiene como misión cotejar las repeticiones y diferencias entre tres libros supuestamente escritos por el Diablo. Ni más ni menos. Aunque no fue bien recibido por la crítica, el filme construye escenarios misteriosos haciendo uso de una magnífica fotografía y un guión impecable que supera por mucho el argumento de la novela de Pérez-Reverte.

 

El pianista (The Pianist, 2002)

the-pianist

Durante la invasión nazi a Polonia, miles de personas de origen judío observaron cómo sus planes de vida se reducían a sueños inalcanzables. Ese fue el caso de Władysław Szpilman (Adrien Brody), un músico polaco que vive en la incertidumbre ante los impredecibles resultados de la Segunda Guerra Mundial. El pasado alcanza a Polański en esta cinta donde el director reinterpreta la crudeza de este periodo histórico y la muestra a través de narrativas cortas pero memorables que, a su vez, forman parte del argumento principal. Esta cinta ha sido una de las más galardonadas por su reconstrucción del Holocausto a través de las memorias de un personaje, que bien pudieran ser las del director polaco en su ciudad natal.